16.2.09



Adicta sin Remedio - Volumen 3A
Capítulo 7D



La piedra rebotó tres veces antes de hundirse, dibujando círculos concéntricos en el camino. Sus ojos acompañaron el movimiento del agua hasta que ésta volvió a quedar en calma y reflejó pálidamente el cielo anaranjado del crepúsculo. El silencio era roto de vez en cuando por el susurro de los árboles a su alrededor y por el canto de los pájaros que se despedían del día.

Fue en ese momento que Hilde la encontró. Con cuidado ésta se acercó y se sentó en el césped a su lado. Mina no hizo ademán de moverse ni demostró estar consciente de su presencia.

Las dos permanecieron quietas por un rato hasta que apareció la primera estrella, pálida, en el horizonte.



Comédia-Romance/PG-13



regresar | avanzar <body>